background

“No hay mejor momento que hoy para empezar de nuevo."

SANDRA BROWN (Unspeakable)




 

Este mes he decidido hablar de un tema muy diferente a los que hemos tratado en los últimos post.

Freshman 15 (o Freshman 20) es una expresión que se usa en las universidades estadounidenses para describir las libras (pounds) que se ganan durante el primer año de estudios universitarios. En la medida en kilogramos se traduce en un aumento de entre 5 y 8 kg, que parte de los estudiantes de primer año, es decir, los Freshman, aumentan como consecuencia de comer en las cafeterias y en los distintos lugares disponibles en los campus universitarios. Este aumento de peso también se atribuye al tipo de comida que se ofrece en estas cafeterias (algunas muy grasosas), pero también a la exigencia de que quienes tienen un meal plan (plan de comidas para comer adentro del campus) de comer 3 veces al día en determinados horarios, además del aumento en el consumo de alcohol.

Para muchos no es especialmente relevante tener unos kilos de más durante el primer año de universidad, pero para un estudiante-deportista puede marcar la diferencia entre poder o no desempeñarse correctamente en su deporte, perder su lugar en el equipo o entre los titulares o hasta arriesgar de perder la beca de estudio por mérito deportivo.

Personalmente, nunca he tenido una buena relación con mi peso desde que era pequeña, y ciertamente esta complicada relación, como deportista competitiva, se convirtió en un problema incluso al llegar a la universidad.

Hice deporte de alta competición a buen nivel por más de 20 años y debo confesar que probablemente en menos del 20% de mis temporadas deportivas he tenido lo que se podría llamar "el peso ideal de un deportista". No por eso no pude conseguir objetivos importantes, pero la pregunta que siempre ha permanecido en mi cabeza hasta el día de hoy siempre ha sido: "¿Qué hubiera pasado si hubiera tenido mi peso ideal en los momentos más importantes de mi carrera deportiva?"

Desafortunadamente, esta es una pregunta que no tiene respuesta, al menos no una respuesta verdadera. He pensado en las muchas respuestas posibles, pero claramente todas son suposiciones sin posibilidad de confirmación en el mundo real, porque no es posible volver atrás el tiempo.

A todos los que están leyendo este post, ya sean estudiantes que piensan ir a una universidad en Estados Unidos, padres de estos estudiantes o de otros que están listos para irse o que ya están en América, reflexionen sobre el hecho de que esta es una de las pocas cosas sobre la cual tenemos realmente el control. En este momento de gran incertidumbre en el que parece que no podemos hacer más que esperar y seguir las indicaciones de gobiernos y agencias, podemos reaccionar sobre este tema.

Es un tema delicado para muchos estudiantes internacionales que se van a Estados Unidos (deportistas o no) y del que muchos otros desconocen por completo su existencia. Afortunadamente, sin embargo, hoy en día existen muchas formas de informarse y tratar el tema: especialistas, dietas, libros, pero incluso el solo estar informado de la existencia de este fenómeno ya es un paso adelante para que no se convierta en una pregunta sin respuesta en su futuro o en el de sus seres queridos.

Etiquetas
Publishing date
5 meses 1 semana ago

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.